Cómo preservar la carga de tu furgón frío en verano

Preservar la carga de un furgón frío se vuelve especialmente delicado durante los meses de verano, sobre todo cuando las olas de calor se vuelven cada vez más frecuentes. Como bien sabes, el secreto reside en no romper la cadena de frío, que empieza mucho antes de que los productos lleguen a los furgones frigoríficos. Hoy recordamos algunas claves de este proceso que afecta enormemente al sector de la alimentación y al de las cremas heladas, este último especialmente activo de mayo a septiembre.

1. Control de temperatura en el furgón frío

Las altas temperaturas que implica el verano favorecen la rápida proliferación de microorganismos en los alimentos, lo que lleva al veloz deterioro y pérdida de propiedades de estos. Por ello, en esta época del año es especialmente importante garantizar la conservación de las cargas alimenticias mediante el control de la temperatura. En determinados alimentos las bacterias proliferan ya de por sí a temperatura ambiente. Esto puede conducir no solo a que se estropee el producto, sino también a generar enfermedades e infecciones en quienes lo consumen. De ahí la importancia de mantener la cadena de frío.

2. Momentos clave en el transporte con furgones frigoríficos

A lo largo del proceso que lleva del lugar de producción al comercio, nos encontramos principalmente con tres momentos críticos: la recogida, el transporte y la entrega. La transición entre ellos debe realizarse de forma ágil, pero organizada, y con total cumplimiento de la normativa vigente. Controlamos la temperatura y tomamos registro. Ésta no debe variar durante el transporte. Lo mismo debe suceder a la entrega para su almacenaje. Evidentemente, debemos comprobar de que el producto nos llegue dentro de los límites de temperatura marcados según su tipo, ya sea refrigerado, congelado o ultracongelado.

3. Mantenimiento de la caja frigorífica

La caja frigorífica en que viaja tu carga debe encontrarse en buen estado. El aislamiento de los sellos debe ser óptimo. Cierres y separadores de carga frigorífica deben ser funcionales. Estos elementos requieren un mantenimiento y observación continuos. Y deben ser rápidamente renovados cuando cumplen su vida útil. Calibra también la refrigeración. Lógicamente, el interior debe ser cuidadosamente lavado al final de cada entrega, en especial si se trata de productos cárnicos o pescado. Otro elemento importante es la sujeción: Debes utilizar un vehículo que se ajuste a la naturaleza de los productos que vas a transportar, así como a su forma de embalaje: No es lo mismo trasladar flores que medicamentos o carne de vacuno.

4. Cuidado de las furgonetas frigoríficas y todos sus elementos

Aunque los furgones frigoríficos suelen tener una rápida obsolescencia por los muchos elementos técnicos que conjugan, con los cuidados arriba comentados su vida se puede prolongar. Esto aplica también a elementos mecánicos como la unidad de refrigeración, compresor, evaporador, condensador, manguitos, correas… Por último, no podemos dejar de mencionar que una avería o accidente (leve) en carretera puede tener consecuencias irremisibles para la carga, con el consiguiente perjuicio económico, en especial en verano. Por eso nunca hay que dejar de conducir con cuidado.

¿Requieres, por las características de tu negocio, furgonetas frigoríficas o cualquier otro vehículo refrigerado de forma intermitente o puntual? En ese caso, debes saber que DFM Rent a Car pone a tu disposición una completa flota y diversas delegaciones en todo el territorio nacional. Cuentas, además, con alquiler flexible desde un día para furgones y furgonetas frigoríficas. ¡Haz tu pre-reserva!


Alquiler flexible
Precio especial por días
Atención personal
Vehículos industriales